Maison

Title Image

El ventilador, ¡qué gran invento!

El ventilador, ¡qué gran invento!

Muchas veces no agradecemos la invención de muchos artilugios que, aunque parezcan de los más sencillo, pienso que ‘los’ o ‘las’ que los inventaron, se les tendría que hacer un monumento.

¿Se han parado a pensar quién inventó el ventilador? Ni siquiera en los programas concurso, tipo ‘pasapalabra’ (que tanto me gusta) o el último que ha causado un auténtico boom, llamado precisamente así ‘Boom’, ha salido la pregunta de quién fue su inventor.

Pues me parece muy injusto pues, anda que yo no le he dado y le sigo dando uso.  Incluso nuestra Reina emérita salió, el verano pasado, en todos los medios visitando nuestro Mercat de l’Olivar, con dos de sus nietas (con permiso materna de las mismas, of course) abanicándose con uno de esos que venden en los chinos, chiquititos y que van con una pila.

Pues el ventilador, como seguro no deben ignorar ustedes, fue obra de un estadounidense llamado Schuyler Skaats Wheeler. (La verdad es que en el cole ya me costó acordarme del de la bombilla, penicilina y teléfono, para a estas alturas acordarme del nombrecito).

Pero aprovecho Sr. Skaats, para darle las gracias por los alivios que nos está proporcionado su invento.

Hoy, que precisamente ha empezado la ola de calor en Mallorca, he visto en el telediario que se están agotando dichos artilugios.  Por algo será: son relativamente económicos, los pones donde quieres y a la hora de que te llegue la factura de la luz, entonces, sí que te alivian de veras.

Y una derivación de los mismos, son los apreciados y nunca bien ponderados abanicos.

¿Quién se puede llevar el aire acondicionado de casa para asistir a, por ejemplo, a una misa funeral? (Que dicho de paso suelen ser las misas más concurridas, mucho más que las bodas eclesiásticas). 

Contemplen en plena canícula, cómo se mueven dichos objetos con fluidez y la carita de alegría que te pone al darte la paz, tu compañero de la izquierda (o de la derecha si eres zurdo o zurda) agradeciéndote los momentos que les has estado abanicando sin querer Y es que incluso te daría a tí las moneditas cuando pasan el cestito de mimbre petitorio.

Yo por si las moscas además de hacer colección, siempre llevo uno, e incluso dos, pues muchas veces lo sacas en un restaurante, por ejemplo, lo dejas un segundo y te viene el amigo o amiga de al lado o de enfrente, ¿me lo dejas un ratito?, y claro, le dices que sí.  Pero el ratito, es un ‘ratote’ y ya te da como apuro decirle que te lo devuelva.  Entonces, ‘voilá’, saco el segundo y ese no lo suelto por nada del mundo.  Incluso aunque tenga que comerme una hamburguesa con las manos y guantes (última moda en algunos restaurantes).

Así que desde estas líneas un agradecimiento sincero a tan maravilloso invento que tal como dice la ‘Wikipedia’ (¿qué haríamos sin ella?) el ventilador es una máquina de fluido, más exactamente una turbo máquina que transmite energía para generar la presión necesaria con la que se mantiene un flujo continuo de aire

¡He dicho!.

Gracias amigos/as

 

 

 

Comments

  • junio 26, 2019
    reply

    Montse trani

    Jajaja me a encantado tu esplicacion sobre el ventilador, no sabía el nombre del inventor,nunca es tarde para aprender.gracias Mila!

  • junio 27, 2019
    reply

    Concha

    Es verdad! Nunca nos acordamos de esos benefactores que inventan estos aparatos tan útiles!!!!
    Yo siempre le doy las gracias al inventor de la cama!!!!
    Gracias y a disfrutar del veranito y la caloreta!!!!😅

Pon tu comentario